Noticias
Historias de golf
Sir Bob Charles, primer campeón zurdo de major
Al llevarse el triunfo en The Open en 1963, este golfista del Salón de la Fama abrió el camino para que quienes golpean del lado izquierdo tuvieran mayores oportunidades.

En 1954 un amateur ganaba el abierto de Nueva Zelanda. Pero la sorpresa no radicaba en que el ganador no fuera profesional, ni tampoco que venciera a la leyenda australiana Peter Thomson, quien venía de ganar el Abierto Británico, sino que el joven de 18 años jugaba de zurdo. Fue Robert Charles, primer campeón zurdo de major más adelante.

Pero vamos por parte. Es que en esa época ver a una persona que no fuera derecha jugando golf era, por decirlo de alguna manera, un hecho extraño.

Pero también lo es que ganen torneos. Con mucho respeto a todos los zurdos, es raro verlos en un nivel competitivo. De hecho, esta temporada sólo siete jugadores zurdos hay en el ranking de la FedEx y sólo dos en el top 100.

Ya lo decía Harry Vardon, quien posee el récord aún no superado de seis trofeos del Abierto Británico, quien al ser consultado ¿Cuál era el mejor zurdo que había visto a lo largo de su carrera? Respondió con la lapidaría frase: “Nunca he visto uno que valga la pena”.

Razones hay varias, partiendo con que sólo el 10% de la población mundial es zurda. También que son menos y más caros los juegos de palos de zurdos, por lo que renuncian a su mano fuerte y comienzan a jugar de derechos.

Un buen ejemplo fue el gran Ben Hogan cuando se aventuró por primera vez en este deporte. Los únicos palos que podía comprar eran para diestros, porque los palos para zurdos eran costosos y generalmente había que mandar a hacerlos.

PRIMER CAMPEÓN ZURDO DE MAJOR

Volviendo al neozelandés Bob Charles, era cajero en un banco y pese a su triunfo prefirió seguir una carrera amateur mientras continuaba trabajando. No fue hasta 1960 cuando con sus ahorros de toda la vida de 1.700 dólares, comenzó su primer viaje profesional por los campos del mundo.

La primera parada fue Sudáfrica, donde destacó, pese a no ganar, por lo que consiguió contrato con Dunlop Sports de Gran Bretaña. Durante esos primeros años ganó en cinco torneos, tres en Europa.

Así llegó el año 1963 cuando obtuvo su victoria en el Houston Classic, haciendo historia al transformarse en la primera victoria en el PGA de un golfista zurdo. Más tarde, ese mismo año se convertiría en leyenda en el Abierto Británico de Royal Lytham & St. Annes. Disparando 277 (68-72-66-71) empató con Phil Rodgers, que ya había ganado 3 torneos PGA.

El desempate fue el último que se jugó a 36 hoyos en el Open y siendo declarada la batalla del "maestro del putter" neozelandés contra el "maestro del wedge" estadounidense.

Charles terminaría prevaleciendo por ocho golpes 140 a 148, convirtiéndose en el primer zurdo en ganar un major y siendo el único en hacerlo durante los siguientes 40 años, hasta que Mike Weir triunfara en el Masters en 2003.

Aunque nunca más ganó otro major y que presentó algunos problemas pasando cortes (falló casi el 40% de las veces), cada vez que jugó las cuatro rondas lo hizo en un alto nivel. De 44 cortes que paso 29 veces fue top 25, 11 top 10, 7 top 5 y consiguió dos terceros lugares y tres sub campeonatos.

En su carrera ganó 4 veces más en el PGA Tour, pero su vida profesional fue la de un trotamundos y jugando en los cinco continentes suma más de 80 victorias.

ÉXITOS EN TODO EL MUNDO

Después de abandonar el máximo circuito también tuvo éxito, consiguiendo 25 triunfos en el Senior Tour (39 en total a nivel mundial). Ganó en 1989 el Abierto Británico Senior y lo volvió a conseguir en 1993, en un emotivo regreso a Royal Lytham & St. Annes. 30 años después de ganar como profesional volvía a levantar un trofeo en esta cancha, esta vez como senior.

Además, en 2007 en el New Zealand Open, se convirtió en el jugador de mayor edad en pasar el corte en un evento del European Tour. Tenía 71 años y sorprendió a todos al anotar 68 en la segunda ronda, bajando su edad en tres golpes. Terminaría empatado en el puesto 23 y cuando se le preguntó cuántas veces había igualado o mejorado su edad, Charles respondió: “De hecho, he perdido la cuenta. He podido hacerlo desde los 65 en adelante”.

Bob también ha recibido distinciones de parte del gobierno de su país y el de Gran Bretaña, como su nombramiento de comandante de la Orden del Imperio Británico (1992) y de Caballero Compañero de la Orden del Mérito de Nueva Zelanda (1999), por sus servicios en el golf.

Sir Bob Charles en 2008 se transformó, como no, en el primer jugador zurdo en ser incluido en el Salón de la Fama del Golf Mundial. El 2011 Charles fue nombrado miembro de la Orden de Nueva Zelanda, el honor civil más alto de su país.

¿REALMENTE ZURDO?

Los padres de Bob no sólo eran golfistas de bajo hándicap, sino también zurdos y solían empujarlo por el campo en su coche cuando jugaban. Desde los 5 años Bob tenía varios palos para zurdos recortados y los usaba para golpear una pelota de tenis en el jardín familiar.

Al crecer, irónicamente, demostró que era derecho. Por ejemplo, en el Bowling lanzaba con la mano derecha, jugaba al fútbol con el pie derecho, golpeaba con su derecha en el tenis e incluso escribe con la mano derecha. Por lo que se podría decirse que debería haber jugado diestro al golf, pero fue natural para él jugar golf con la mano izquierda. No sólo porque sus padres así lo hacían, sino porque en el tenis usaba un revés a dos manos, también lo hacía en forma parecida en el criquet, que prácticamente es un golpe de zurda en el golf.

“Cuando se trata de poner las dos manos sobre cualquier cosa, automáticamente mi tomada es zurda. Si tomo un taco de billar, una pala, un hacha, todo lo que hago con las dos manos y así el swing, obviamente, es natural”, explicó.

Sir Charles se despidió del golf en el 2010 de cualquier tipo de competencias, cerrando una carrera llena de logros que abrió el camino a los zurdos a nivel mundial. Gracias a él muchas marcas aumentaron la fabricación de equipamientos para zurdos, permitiendo la llegada de jugadores como Mike Weir y Phil Mickelson, que anecdóticamente también fuera del golf son derechos, lo que sustenta el lema de Bob: “Es mejor pegarle a la pelota por el lado equivocado y golpear bien que pegarle por el lado correcto y golpearla mal”.

MIRA EL VIDEO CON LA HISTORIA DE SIR BOB CHARLES

Publicado el 25 de enero, 2021