Noticias
Historias de golf
Conoce el único green flotante y móvil del mundo
El hoyo 14 del Coeur D'Alene Resort, en Idaho, es toda una atracción turística y un desafío para cualquier golfista del mundo.

Entre los desafíos más difíciles y, muchas veces, frustrantes en el golf están los Par 3 con greens llamados “isla”. Si bien la mayoría de las veces, sobre todo el jugador amateur, alimentan el agua que las rodea, son verdaderos imanes para volver una y otra vez a jugarlos hasta que por fin se consigue el preciado objetivo de subirla y así levantar los brazos orgulloso, imaginándose estar en el hoyo 17 del TPC Sawgrass.

Pero no existe ninguno de este tipo de hoyos tan especial como el 14 del campo de golf del Coeur D'Alene Resort, ubicado en el lago del mismo nombre, en Idaho, Estados Unidos, ya que es el único que tiene un green flotante y móvil, que no se conecta con el tee en ninguna parte. Después de la salida debes subirte a una lancha para terminar el hoyo.

Esta maravilla arquitectónica de 2.300 toneladas y 4.600 metros cuadrados fue ideada

en 1990, cuando Duane Hagadone quería desarrollar un campo de golf para su Resort Coeur D'Alene. Mientras caminaba con Jack Miller, arquitecto que desarrollaría el proyecto, por los terrenos donde se ubicaría el futuro course al mirar hacia una pequeña isla que, en ese momento, albergaba un molino maderero, Hagadone dijo: “¿Por qué no puede ser verde? ¿Un green flotante móvil?”

Sin embargo, sus ideas no fueron populares, ya que contó con muchos detractores que no entendían para qué gastar tal cantidad de dinero en una empresa imposible de llevar a cabo y que probablemente no tendría réditos.

Incluso, cuenta la leyenda que Miller, quien tenía una exitosa carrera como uno de los asociados de diseño de Jack Nicklaus, fue aconsejado por el “Oso Dorado” para disuadir a Hagadone para que cambiara de opinión.

Pero gracias al apoyo de dos empresas, Glosten y Dix Corporation, se dio inicio a la construcción, debiendo desarrollar un sistema de amarre ajustable de cuatro puntos para permitir variaciones en la distancia desde el tee.

El green, que tuvo que ser construido en una bahía a seis kilometros del lago, fue ideado como un gran barco, con celdas de hormigón que encajan como piezas de Lego. Cada una de ellas es hueca en el medio, para llenarlas de espuma de poliestireno, lo que, además de crear flotabilidad, permite que si se llegaran a agrietar no absorban agua.

  

Este difícil proyecto, que no estuvo exento de problemas, finalizó en 1991. El campo de golf Coeur d'Alene Resort de 6.803 yardas par 71 abría sus puertas y desde cada hoyo podías apreciar el lago, pero “la isla” se transformó no sólo en el atractivo principal de la cancha, sino que también en un icono en el mundo del golf.

La distancia varía diariamente, pudiendo ubicarse en un margen de 90 a 220 yardas desde la salida. Una vez golpeada la bola (y si tu pelota queda en el green) debes subirte a “Putter”, un transbordador eléctrico que transporta en 7 minutos a los golfistas hacia y desde el green. Al salir de la isla, el capitán del barco entrega un certificado personalizado que conmemora la finalización de uno de los hoyos más memorables en el golf.

Un total de 28 mil pelotas son rescatadas anualmente del agua por los buzos, pero hayas acertado el green o seas parte de las miles de personas que alimentan el agua, te irás feliz y satisfecho de haber sido parte de una experiencia única que, literalmente, no puedes vivir en ningún otro campo de golf en el mundo.

SITIO OFICIAL DEL RESORT

Publicado el 25 de agosto, 2020