Noticias
Perfiles
Del anonimato a la inmortalidad: Ángel Cabrera, el único latino que ha ganado el Masters
Con más de 10 títulos en el extranjero, incluyendo dos majors, el “Pato” se adueñó de la chaqueta verde el año 2009 y es uno de los grandes golfistas en la historia de Latinoamérica.

Ángel “Pato” Leopoldo Cabrera nació en Córdoba, Argentina, el 12 de septiembre de 1969 y a los 10 años comenzó su interés por el golf. “Yo vivía muy cerca de la cancha en Villa Allende y, bueno, mis amigos que eran un poco más grandes que yo iban muy seguido al golf y me interesé un día por ello. Dije ‘voy a ir a ver qué pasa, a ver de qué se trata’ y ahí me quedé”, contó en una entrevista hace un tiempo.

Este golfista tiene una historia quizás un poco distinta a la que podríamos estar acostumbrados a escuchar sobre los profesionales de este deporte. Cabrera fue criado desde los 3 años por su abuela materna en su pueblo natal de Villa Allende. Pura Concepción entregaba todo su esfuerzo para que Ángel lograra crecer sano de mente y corazón.

Sus padres se separaron cuando apenas tenía tan solo dos años y su madre prefirió criar a sus dos hermanos mayores que a él tras el divorcio. Su padre los abandonó al momento de separarse.

Entre los 9 y 10 años Ángel tuvo una oportunidad para cambiar el destino de su vida, ser caddie del Córdoba Golf Club. Entonces se convertiría en quien llevaba los palos habitualmente a Juan Cruz Molina, quien más adelante lo alentaría a jugar más serio y le regalaría su primer juego de palos de golf.

Este mismo jugador lo inscribió a su primer torneo amateur, a los 11 años, un campeonato para caddies en Buenos Aires. En esta ocasión Cabrera no pudo pegarle bien a la pelota y decidió retirarse del certamen, pero su dedicación al deporte nunca paró y se esforzó continuamente por tener un cupo en un campo de golf.

En 1989, a los 20 años, “Pato” se convierte en profesional y en esposo, ya que en el mismo año se casa con Silvia, una mujer 11 años mayor con la cual se mantenía viviendo desde los 16 años.

Un lustro más tarde llegó su primera victoria, en el Abierto del Centro, en 1994. Esto llevó a “Pato” a firmar su primer contrato para jugar en Europa.

Un año más tarde ganaría el Abierto de Paraguay y el de Colombia. Además, el 96 sumaría otra victoria, esta vez en el Volvo Masters de Latinoamérica. Desde ese momento su vida cambió por completo y su seguridad en el juego también.

En 1999 logró el cuarto puesto en el British Open, salió victorioso en el Open de Argentina el 2001 y luego destacaría en el European Tour con su victoria en el Benson & Hedges en 2002 y en el 2005, con una victoria en el PGA Tour, el BMW Championship.

En el 2007 Ángel Cabrera se coronaria como campeón del US Open, logrando derrotar al número uno del mundo del momento, el legendario Tiger Woods. Entonces el mundo supo de verdad quien era el argentino prodigio del golf.

Ya con más de 10 títulos en su carrera, en el año 2009 ocurrió lo impensado. Ángel se levantaba para su cuarta ronda del Masters de Augusta con una sola meta, ganar su segundo major.

Pero su objetivo no fue para nada fácil. De hecho, tuvo que pelear hasta en un playoff por su chaqueta contra los jugadores Chad Campbell y Kenny Perry, con quienes había igualado con un acumulado de -12. Y salió victorioso en el segundo hoyo de desempate, llevándose su chaqueta verde, la primera y única que ha recibido un latino.

Hoy, Cabrera está enfocado en jugar en el Champions Tour, donde hasta el momento no ha logrado victorias, aunque también se da el gusto de jugar en distintos torneos de Latinoamérica como invitado, gracias a su prestigio bien ganado. Actualmente tiene 51 años y tiene dos hijos

Un dato importante es que su sobrenombre “Pato” no proviene del Golf, sino que del fútbol. "Era uno de los mejores arqueros del equipo de nuestro barrio y en aquellos años Ubaldo Matildo Fillol (portero de la selección argentina), a quien llamaban 'Pato', ya era una figura mundial, así que le pusimos ese remoquete", afirmó Daniel Salibi, su mejor amigo, al diario La Nación, de Argentina.

Publicado el 9 de noviembre, 2020