Noticias

Chilenos por el mundo
Hay futuro
Nueva columna de Juan Pablo Álvarez @jpagolf
Foto por: Enrique Berardi / PGA Tour

Hace un par de semanas hablamos en este mismo espacio de la importancia que tiene sacarle rédito a una fórmula perfecta que no siempre se compone de los elementos imprescindibles para que sea exitosa. Una Federación fuerte y en constante desarrollo y crecimiento; una figura de renombre y con peso propio que sirva como guía; una estructura a nivel país -logística y económica- que funcione como base para sostener cada uno de estos aspectos y políticas concretas para que la suma de las partes funcione como un todo.

En eso está el golf chileno por estos días desde una visión optimista basada en resultados. El andar inspirador de Joaquín Niemann dejó en el aire una estela de cosas positivas que se traducen en una suerte de contagio hacia el resto de sus colegas sean amateurs o profesionales. Porque antes de Niemann fueron Matías Domínguez y Toto Gana los que mandaron un mensaje al mundo del golf amateur en la región al ganar el Latin America Amateur Championship. No es casual que Chile haya conquistado 3 de las 5 ediciones del campeonato de golf amateur que marcó un antes y un después en esta parte del mundo.

Aquella fórmula exitosa que mencionamos en reiteradas oportunidades en esta columna semanal derivó, por ejemplo, en una contundente victoria de Cristóbal del Solar este domingo en República Dominicana. Con 25 años y toda una experiencia universitaria adquirida en Florida State, donde ganó un evento y formó parte importante del equipo de esa institución hasta su graduación, el joven de 25 años levantó la bandera de Chile en lo más alto del PGA TOUR LA por segunda vez, tras su consagración en el Abierto del Centro de Argentina en 2018.

Logros que lejos están de ser productos de historias fortuitas. Es claro el trabajo de todos los componentes del golf chileno para que esto suceda. Porque Del Solar y Niemann no están solos. Guillermo “Mito” Pereira es otro producto de la Federación Chilena de golf que llegó al Web.com Tour tras su exitoso paso por el PGA TOUR LA y aunque no tuvo el desempeño esperado, regresó con todo al circuito regional en el que acumula cuatro top ten en cinco eventos.

Y desde acá nos damos el lujo de no mencionar a Felipe Aguilar, la bandera del golf chileno en los últimos 10 años. El múltiple campeón en Europa no atraviesa su mejor momento, pero claro está que también fue el faro que iluminó con grandes resultados a la siguiente generación.

La pregunta que surge casi como obligación en este análisis: ¿qué más es necesario para que esta fórmula no deje de producir éxitos en el corto plazo? Creo que una de las claves es poder llegar a más niños, transmitir los valores de este deporte en las escuelas, colegios, universidades, etc. Abrir las puertas de los clubes a toda la comunidad, facilitar los accesos para la práctica del golf, hacer acuerdos incluso con clubes privados para que presten sus instalaciones para los más pequeños sean o no socios, la creación de campos públicos o driving ranges que sean sustentables y puedan tener dependencia económica. También los medios de comunicación son una pata importante para que el deporte trascienda en la sociedad y ayuden a eliminar el concepto de “deporte elitista” con el que muchas veces se relaciona al golf.

Hay mucha tarea por delante pero siempre es más sencillo o efectivo trabajar desde una base sólida y con resultados positivos. En eso está el golf chileno por estos días. Sin dudas, hay futuro. 

 

Fecha: 6 de mayo, 2019
Links de interés