Suscríbete al Newsletter
Noticias

Internacional
Sueños de medalla
Nueva columna de Juan Pablo Álvarez (@jpagolf)
Foto por: Cortesía Photosport

No debe haber un momento más sublime para un deportista que subirse al podio, recibir una medalla y escuchar el himno nacional mientras izan la bandera de su país. Es el sueño de cualquier atleta cuando empieza a practicar de niño cualquier disciplina. Las competencias olímpicas son el Major donde se reúnen los mejores y el corazón se divide entre el objetivo individual y el de una nación entera. Así lo expresan en cada JJOO incluso las megaestrellas del deporte mundial. Nada se compara con representar a tu patria y el orgullo de pertenecer a esa elite.

Lamentablemente el golf tuvo que esperar 112 años para volver a formar parte del calendario olímpico. Aquellos JJOO de Saint Louis 1904 habían sido la dolorosa despedida. Sin embargo, el deporte fue ganando adeptos en el mundo, las instituciones que lo gobiernan sentaron sólidas bases, varios de los mejores deportistas del mundo eran golfistas, la televisión como motor del negocio mostró interés por llevar a todo el planeta los torneos de todas las giras y, fundamentalmente, se aprobaron los controles antidóping. La conjunción de estos y muchos otros factores, como la presión de las máximas estrellas del golf al Comité Olímpico Internacional, derivaron en el regreso de este deporte al calendario olímpico.

Y a pesar de las dudas que generaba Río de Janeiro como sede por ser un país como escasa tradición golfística y la enorme cantidad de vaivenes con la construcción del campo en Barra de Tijuca, el regreso fue todo un éxito con varias de las principales figuras del PGA Tour y del LPGA Tour compitiendo en gran nivel y disfrutando de sus medallas casi como la obtención de un Major.

Pero antes de Río 2016, fue el turno de los Juegos Panamericanos en Toronto, Canadá, un año antes de la cita brasileña. Y allí el golf también repartió medallas con un claro dominio colombiano: Marcelo Rozo, María José Uribe y el equipo mixto de ese país se llevaron las de oro. Fue Felipe Aguilar el que aportó la única presea para Chile al quedar tercero en caballeros y colgarse la de bronce.

La ilusión se renueva para todos los golfistas de América y Chile ya tiene sus representantes: Felipe Aguilar va por la revancha y a él se unirá el buen presente de Guillermo Pereira mientras que entre las damas estarán Natalia Villavicencio y Antonia Matte.

Del 26 de Julio al 11 de Agosto en Lima, Perú, el golf tendrá otra prueba de fuego. Porque cada disciplina “nueva” es evaluada permanentemente, aunque tranquilos, ya tiene asegurado su lugar en Tokio 2020. Mientras tanto es momento de disfrutar el presente y soñar junto a nuestros representantes con la posibilidad de colgarnos una medalla casi tan emotiva como un Major.  

Fecha: 3 de junio, 2019
Links de interés