Suscríbete al Newsletter
Noticias

Internacional
TigerManía, episodio 2: PGA Championship
En una nueva columna de Juan Pablo Álvarez (@jpagolf), comenzamos a revisar la previa del segundo major del año, donde también Joaquín Niemann aseguró un lugar en el field.
Foto por: Getty Images

Tras su victoria en Augusta National, la segunda semana de abril, Tiger Woods sacudió de manera altamente positiva el planeta golf. Se han escrito kilómetros de palabras tras aquella epopeya e innumerable cantidad de horas en televisión se consumieron analizando la historia más deslumbrante de los últimos años en este deporte. Porque, hay que decirlo, el golf estaba transitando por una meseta difícil. A nadie le quita el sueño Brooks Koepka, Dustin Johnson, Jordan Spieth ni Justin Thomas, por citar solo algunos. Lejos quedaban las hazañas de Tiger, su rivalidad con Phil Mickelson o con Sergio García. Pero un día volvió y sacudió la parsimonia.

Y así llegamos a la semana del PGA Championship. Sí, no está leyendo mal. El ahora ex último Major del año metió un upgrade en el calendario y será el segundo en una agenda que hasta 2019 lo tenia relegado. Y vaya si salió beneficiado: será el primer grande de Tiger después de su victoria en el Masters. Tuvo suerte la PGA of America que además justo eligió un campo que a Woods le trae grandes recuerdos, la Black Course de Bethpage. Hace 17 años se impuso en el US Open 2002 y se convirtió en el sexto jugador de la historia en ganar los primeros dos Majors de la temporada (había ganado el Masters de ese año sobre Retief Goosen).

“La atmosfera será aún más grande, la expectativa es enorme, inimaginable”, dijo el caddie de Tiger, Joe LaCava, respecto de un público que ya por estas horas colma las inmediaciones de una cancha que, tal como reza su cartel de bienvenida, “es extremadamente difícil y sólo recomendada para jugadores de buen nivel”. ¿Buen nivel se necesita en la Black Course? Ok, en eso está Tiger. Aunque, cuidado, el cartel no advierte sobre la exigencia física de la cancha y ahí es donde pueden bajar las acciones de TW, que en las casas de apuestas ya es el que menos paga detrás de Dustin Johnson. Y sí, así son los fanáticos. Tal es el deseo de todos (me incluyo) de que Tiger vuelva a ganar un grande que rápidamente los apostadores (fans, en definitiva) ganarán 13 dólares por cada dólar apostado si la hazaña de Augusta se repite.

En todo este contexto, en esta TigerManía generalizada, hay un chileno que la vivirá en carne propia: Joaquín Niemann entró “por la ventana” tras las bajas de Sam Ryder y Patrick Rodgers y la victoria de este domingo de Sung Kang en el AT&T Byron Nelson. De esta forma, Joaco sigue sumando experiencia con poco más de un año como profesional y es su segunda aparición consecutiva en el PGA Championship tras su presencia en 2018 en el que superó el corte clasificatorio. Seguramente ahora el objetivo sea otro, aunque la dificultad del campo no será un detalle menor para tener cuenta. Pero Niemann nos tiene acostumbrados a darnos gratas sorpresas y no sería extraño verlo pelear más allá del corte clasificatorio. Su temperamento y confianza son sus armas sagradas. Si puede encontrarle la vuelta al juego corto, no será sólo un invitado más a la fiesta de la PGA. O, mejor dicho, a la fiesta de Tiger.

Fecha: 13 de mayo, 2019
Links de interés