Noticias
Historias de golf
Cuando John Daly ganó el PGA Championship como “noveno suplente”
Una de las historias más increíbles de los major se vivió en 1991, cuando el joven “Big John” sorprendió al mundo con una categórica victoria, pese a que estuvo a punto de no jugar.

En abril de 2005 un correo sorprendió a John Daly. Le comunicaban la graduación de Karen y Emily, dos jóvenes que nunca vio en persona, pero a quienes había dejado huella hacía 14 años. Aquel mensaje lo hizo emocionarse y viajar con su mente a uno de los recuerdos más felices de su vida. Cuando era un joven de 25 años, un casi desconocido John Daly ganó el PGA Championship.

Corría 1991 y “Big John”, como le decían, estaba en su primer año en el PGA Tour, donde había fallado 11 cortes. A pesar de intentar clasificar para el cuarto y último major del año, sólo consiguió ser considerado el “noveno suplente”.

Volvió a casa sin esperanza de jugar, pero una inédita cantidad de retiros hizo correr la lista. En la medianoche del martes le comunicaron que era el siguiente suplente en caso de otra renuncia.

Sin pensarlo dos veces tomó su auto y condujo hacia el campo de Crooked Stick Golf Club, en Indiana. El milagro sucedió mientras viajaba: Nick Price dejaba el torneo por el nacimiento de su primer hijo.

Al llegar en la noche del miércoles tuvo la suerte de que Price, a quien reemplazó, tenía programada salida por la tarde del jueves. El problema radicaba en que Daly no conocía la cancha, ni siquiera tuvo oportunidad de jugar una vuelta de práctica y tampoco tenía caddie.

La fortuna estuvo de su lado nuevamente cuando Jeff Medlin, caddie de Nick Price, estaba en el campo y aceptó acompañarlo, transmitiéndole todos los conocimientos de la cancha (distancias, caídas, elevaciones) que había preparado esa semana.

LA SORPRESA DE CUANDO JOHN DALY GANÓ EL PGA CHAMPIONSHIP

Desde el primer golpe, la figura de “Big john” se ganó al público. Su swing poco ortodoxo, su distancia y por sobre todo su carisma entraron de lleno en el corazón de los allí presentes. Con 69 en su primera vuelta (-3) quedó a sólo dos golpes del líder, Kenny Knox.

Al terminar ese primer día, Medlin, que aceptó ser caddie sin ninguna esperanza, llamó a su esposa y le dijo “nunca vi a nadie pegarle tan largo a la pelota”. Con su drive Daly pasaba, sin problemas, todos los obstáculos que le entregaba la cancha desde el tee, lo cual le daba una ventaja. No por nada fue el primer golfista en promediar más de 300 yardas con su drive a lo largo de un año (1997).

Las cosas mejoraron el segundo día con un 67. Al terminar la ronda y ver el tablero John dijo: “Recordaré este día toda mi vida” y cómo no hacerlo si lideraba un major.

El 69 el sábado lo dejaba con tres golpes de ventaja sobre su más cercano perseguidor. Sin embargo, podía ser sancionado con dos golpes debido a que el caddie había apoyado la bandera en el green para mostrarle la línea, lo que estaba prohibido. Luego de ver los videos, los jueces dejaron sin efecto la sanción pues el putt siguió el camino opuesto al que el caddie indicaba.

LA INOLVIDABLE RONDA FINAL

Con esa tranquilidad, el último día parecía un paseo. Al 16 la ventaja había aumentado a cinco golpes, pero un doble bogey en el 17 sembró algo de duda. Pero con el par del 18 y 71 para el día obtuvo un increíble primer triunfo, transformándose en el único suplente de la historia en ganar un major.

Para “Big John” y el PGA Tour fue una semana llena de felicidad. Sin embargo, hubo una dolorosa mancha. La primera ronda se había suspendido por tormenta. Lamentablemente Tom Weaver, de 39 años, quien miraba el torneo, se apresuro a llegar al auto y al abrir la puerta un rayo le quito la vida, dejando una esposa y dos hijas.

John Daly, a pesar de su corta edad, decidió donar 30 mil dólares de su premio (ganó US$ 230.000) para la educación de las hijas de Tom. Nunca quiso acercarse a ellos, por la pena que podía provocar aquel recuerdo. Pero la familia de Weaver decidió contactarlo por mail para agradecerle y mostrarle los frutos de su generosidad el año 2005. "Es sorprendente lo que puede hacer un poco de dinero cuando se gasta en la razón correcta", dijo “Big John”, Karen y Emily, son el ejemplo perfecto de esa reflexión.

VER VIDEO FLASHBACK

Publicado el 4 de agosto, 2020