Noticias
Historias de golf
El peor score de la historia en el PGA Tour estuvo marcado por un caballo
En 1974 el estadounidense Mike Reasor jugó las dos últimas rondas del Tallahasse Open golpeando sólo con un brazo y utilizando apenas cuatro palos: su hierro 5, dos wedges y el putter.

Una de las mayores pesadillas del golfista amateur de hándicap medio-alto es terminar una vuelta con más de 100 golpes. Pero qué pensarías si un golfista profesional supera con creces esta cifra en un torneo del PGA. Seguramente creerás que es imposible, paro aquí te mostramos cómo "se hizo" el peor score de la historia.

Sin embargo, sucedió en 1974 cuando el estadounidense Mike Reasor finalizó el Tallahassee Open con 123 y 114 impactos en sus dos últimos días. Ahí dejó la marca oficial más alta de un jugador del PGA para un torneo con +93, a 107 golpes del campeón, Allen Miller.

Hay que aclarar que pese a no ganar ningún campeonato en su carrera (que transcurrió entre 1969-1978) era un buen jugador. Pasó 119 cortes, fue una vez segundo y diez veces quedó Top Ten, ganando más de 100.000 dólares en su trayectoria.

Durante la semana de su triste récord, sus dos primeras rondas había terminado par de campo para pasar el corte ¿Qué pasó entonces?

CÓMO SE CONSTRUYÓ EL PEOR SCORE DE LA HISTORIA

Antes del tercer día, para relajarse, el deportista de 32 años por ese entonces salió a montar a caballo. Pero tras unos instantes de cabalgata el equino lo botó, sufriendo múltiples lesiones. Esto provocó que jugara al día siguiente con dos costillas rotas, problemas en los ligamentos de la rodilla y una luxación en el hombro izquierdo. 

¿Por qué no se retiró? La respuesta es sencilla. Por esos años no existían las exenciones y todo dependía de pasar cortes para, según el puesto, tener la posibilidad de jugar el siguiente torneo. En este caso, el próximo certamen era el Byron Nelson Classic. Todos los que jugaban las dos últimas rondas en el Tallahassee Open y no lograrán ingresar directo, podían optar a jugar las clasificaciones de dicho torneo. El “pero” en este caso estaba en que debían completar íntegramente el torneo.

Con la esperanza de al menos recuperarse para dicha cita, Mike Reasor decidió jugar las dos últimas rondas en Talahassee inmovilizando el brazo izquierdo. Salió a jugar con un solo brazo, utilizando únicamente el hierro 5, dos wedges y un putter.

“¡Que manera de ser recordado!, deberías haberlos visto reír en el tee del uno. Jugué con un hierro 5 y apenas lo puse en el tee de damas… Creo que el hecho de haber completado el recorrido fue encomiable. Casi no pude subir la colina del 16, mareado por los medicamentos”, dijo tiempo después en una entrevista. El extraño espectáculo, según su opinión, fue seguido por más personas que los líderes.

Pero su enorme esfuerzo no tuvo recompensa, pues no pudo recuperarse de las lesiones a tiempo. No sólo no logró participar en el Byron Nelson Classic sino que anotó su nombre junto al peor score de la historia.

El año 2002 Mike Reasor, tras terminar la primera ronda del Pacific Northwest Section PGA Senior Championship, con 75 golpes (+3) sufrió un infarto. Murió horas más tarde en su hogar a la edad de 60 años. Sin embargo, siempre será recordado en el mundo del golf. No sólo por su score en Tallahassee sino por su fortaleza y convicción de haber hecho todo lo que estuvo a su alcance para tener una vida ligada al golf hasta su último día.

Publicado el 26 de julio, 2020