Noticias
Historias de golf
La plegaria de Palmer y el controversial origen de Amen Corner
Conoce el origen del nombre de una esquina sagrada y, a la vez, la más peligrosa del Masters. Los tres hoyos que muchas veces han definido a los campeones y que tal vez hoy vuelva a ser protagonista.

Augusta National, detrás de su monumental belleza, esconde infinitas trampas que sólo son percibidas cuando estas atrapado en una de ellas. Esto lo ha convertido en uno de los campos más difíciles de afrontar. Pero dentro de este recorrido se encuentra el famoso trío de hoyos entre el 11 y el 13. Conoce aquí el origen de Amen Corner y su leyenda. Un triángulo donde un arroyo atraviesa tres hoyos y en el cual se pierden chaquetas verdes como aviones desaparecen en las Bermudas.

Una controversial decisión que dio el primer major a Arnold Palmer hace 62 años inició la tradición de llamar “Amen Corner” a este sector. A lo largo de los años del Masters nos ha entregado miles de historias que contar, de colapsos, de triunfos y de grandes tiros.

CUÁL ES EL ORIGEN DE AMEN CORNER

Hay que remontarse a la última ronda del Masters de 1958, cuando un joven Arnold Palmer llamaba a un juez en el Par 3 del hoyo 12. Su bola estaba incrustada en el lodo. Hasta ese momento lideraba con -4 y junto a Ken Venturi, segundo con -3, estaban de acuerdo en que podría liberarse sin penalidad. La lluvia de la noche anterior lo permitía.

Sin embargo, al llegar el juez disintió, ya que la pelota no estaba 100 por ciento cubierta, por lo que si dropeaba perdía un palo. Un molesto Palmer pegó tal como estaba la pelota, terminando con un doble bogey.

Mientras Venturi, que había anotado un par, iniciaba su caminata al siguiente tee pensando en que alcanzaba el liderato. Sin embargo, sorprendido se daba cuenta de que su rival estaba en el lugar del segundo tiro, dropeando y luego de un excelente aproach conseguía el par.

Ken le reclamó que había jugado una pelota provisoria sin avisar, pero según Arnold se lo había dicho al juez cuando discutieron. Se irían al Par 5 del hoyo 13 con la incertidumbre de quién punteaba. Ken anotaba un birdie, que empalidecía ante el águila de “The King”.

Aún con la duda llegaron al tee del 14, donde Bobby Jones discutió la situación con los dos jugadores, para después ir a reunirse con Clifford Robertson.

En el 15 vuelve Jones para comunicarles que definitivamente se anotaría el par en el 12 de Palmer, lo que le permitiría conseguir el primero de sus cuatro Masters.

Después el periodista deportivo Herbert Warren Wind escribió en Sports Illustrated sobre el Masters de 1958 y bautizó aquel rincón del campo como “Amen Corner”.

PORQUÉ ES TAN PELIGROSO

Primero la cancha es extremadamente difícil, salvo los Par 5, todos los hoyos siempre promedian sobre par.

En esta sagrada esquina se encuentran el segundo y el tercer hoyo más difícil del campo. En gran parte, se debe a que los tres hoyos son atravesados por “Rae's Creek” o el Arroyo de Rae, que pone en juego el agua en todos ellos.

Su ubicación también incide, pues es el inicio de los últimos 9, donde la presión comienza a dificultar la toma de decisiones.

Además, muchos especialistas también explican que, visualmente, otorga muchas posibilidades de recompensa. Pero, a su vez, el fallar el golpe aunque sea por centímetros, puede dejarte al borde del desastre, lo que provoca una constante lucha mental al golpe.

CÓMO SON LOS HOYOS

Hoyo 11 (White Dogwood)

Este es un Par 4 de 505 yardas con un golpe de salida cuesta abajo. Luego se debe pegar un tiro a un estrecho green donde a la izquierda se muestra Rae’s Creek y a la derecha un estratégico bunker. Aquí hace tres años Sandy Lyle anotó un quíntuple bogey, mostrando porqué es el segundo hoyo más difícil del campo.

Hoyo 12 (Golden Bell)

Este es un Par 3 de 155 yardas, la estrella y culpable del origen de Amen Corner. Pese a ser el hoyo más corto del campo, es el tercero más difícil. El peligro está por todos lados, su green es de poca profundidad, por lo que cuesta dejarla allí. Si la bola queda corta probablemente rodará a las aguas de Rae’s Creek o caerá al bunker. Pasarse es menos costoso, pero ya sea que estés en alguno de los dos bunkers o en el rough, no es un aproach muy cómodo.

Aquí el año pasado Francesco Molinari perdió su ventaja al caer al agua y lo mismo hicieron Tony Finau y Brooks Koepka, dando paso a la histórica remontada de Tiger Woods.

También fue el escenario del recordado colapso de Jordan Spieth que, en 2016 llegaba con tres golpes de ventaja, perdiéndolos al marcar un cuádruple bogey.

Hoyo 13 (Azalea)

Es el segundo más fácil del campo, un Par 5 de 510 yardas, donde el fairway dobla a la izquierda, mientras un brazo de Rae’s Creek lo acompaña hasta cruzarse por delante del green.

Si bien en 1998 John Daly hizo 9 y el 2012 un amateur Patrick Cantlay también anotó un cuádruple, en general la opción de obtener un birdie es muy probable. Si en los dos primeros se pierde el campeonato, aquí muchos comienzan a ganarlo.

Así se escribe la leyenda de una esquina que nunca se ha quedado fuera de la conversación de quien se lleva la Chaqueta Verde. Por esto, no importando la creencia, todos los jugadores lanzan su plegaria al llegar ahí esperando que al finalizar el 18 sea respondida.

TIGER EXPLICA CÓMO SE DEBE JUGAR AMEN CORNER

Publicado el 15 de noviembre, 2020