Noticias
Historias de golf
Thomas Kincaid el primer “científico del golf” mucho antes que Bryson DeChambeau
En el siglo XVII este estudiante de Medicina escocés dedicó su tiempo y capacidad de análisis para desarrollar un completo estudio acerca de la práctica del golf, con detalles increíbles y vigentes hasta el día de hoy.

Al igual que Bryson DeChambeau, quien busca científicamente la mejora en sus golpes a través de cambios estructurales en su swing, la postura en el golpe, la forma y tamaño de sus palos e incluso su masa corporal, el escocés Thomas Kincaid, hace más de 320 años, fue el primer “Científico del Golf” que trató de crear una guía para quien quisiera practicarlo.

“La única razón por la que fácilmente fallan la pelota cuando golpean con más fuerza es porque aumentando la fuerza del golpe se altera la posición correcta del cuerpo y la forma normal de mover el palo, es uno de sus comentarios, que data de 1687 y forma parte del primer registro de instrucciones para jugar golf, escrito por el estudiante de Medicina Thomas Kincaid.

Entre enero de 1687 y diciembre de 1688 escribió un diario en el cual daba conceptos sobre una amplia gama de temas: química, teología, caballos, construcción, herrería, billar, tiro con arco y por supuesto el naciente golf. 

Sus estudios se ven reflejados en 13 párrafos de un extenso diario en los que describe aspectos tales como la posición de la bola y el cuerpo, el ritmo y su relación con el terreno, la reparación y forma de sus palos, esfuerzos por mejorar el rendimiento de las bolas y también las primeras pinceladas de lo que hoy conocemos como sistema de hándicap.

 

Así, mientras jugaba en Bruntsfield Links o en el campo de tan solo 5 hoyos de Leith Links, en Edimburgo, descubría que la posición del golf debía ser similar a la del esgrima, piernas levemente flexionadas, torso inclinado y rígido, que la pelota debe estar centrada por el pecho y un poco más cerca del pie izquierdo, que el swing debe estar dentro de un solo plano, que el downswing debe comenzar con las piernas, que se debe terminar traspasando el peso a la pierna izquierda a través del giro seguido por todo el cuerpo, etc.

También se dio cuenta que eran injustos los enfrentamientos entre personas de distinto nivel de juego por lo que escribió “es mejor darle a un hombre dos hoyos y jugar de igual a igual o poner tres golpes al suyo y jugar de igual a igual en todos los hoyos”, siendo parte de las consideraciones que sin duda se tomaron en enfrentamientos posteriores, como el de 100 años más tarde entre el capitán Elphinston y el Sr. Allan, primero que se documenta con algo semejante al hándicap en el golf a nivel mundial.

 

Kincaid no tuvo mayor implicancia en el golf como jugador, pues era un miembro activo de la Compañía de Arqueros de Edimburgo, donde llegó incluso a ganar la Flecha de Plata, importante torneo que aún continúa hoy como la competencia anual de la disciplina más antigua del mundo.

Thomas murió en 1726, pero dejó su nombre inscrito en la historia del golf con su diario, cuyo original se conserva actualmente en la Biblioteca Nacional de Escocia. En un mundo donde no existían textos acerca del incipiente deporte del golf, cuya enseñanza era llevada a cabo sólo de boca en boca, dejó plasmados hace más de tres siglos algunos conceptos que siguen vigentes hasta el día de hoy, como el de si intentas solucionar tus problemas de distancia sólo con fuerza aumentaras la posibilidad de fallar la pelota.

Hoy en día gracias a la tecnología y la enorme cantidad de documentación se hace más fácil, si es que existe en este deporte esa palabra, aprender estos conceptos que describió Kincaid en el siglo XVII.

Publicado el 7 de septiembre, 2020