Noticias
Internacional
DeChambeau amenaza a Augusta: “No quiero parecer fanfarrón, pero el campo ahora es más corto para mí”
El “científico” ha estado trabajando durante un mes para aumentar su potencia y la distancia de sus tiros, especialmente para intentar ponerse la chaqueta verde.

La temporada pasada Bryson DeChambeau causó un gran impacto en el PGA Tour. Primero por su aspecto físico, en el que aumentó cerca de 25 kilos, y segundo por su distancia, llegando a un promedio de 322 yardas con su drive, el más largo del circuito.

Ese nuevo juego le permitió ganar sólidamente el US Open en la temida cancha de Winged Foot y pretende hacer lo mismo en Augusta National la próxima semana. "He engordado un poco desde Las Vegas. Estoy en 240 libras (casi 110 kilos) y voy a tratar de subir un poco más. Y he ganado algo de fuerza. Estoy más interesado en ganar fuerza que en ganar peso”, comentó el estadounidense de 27 años a Golfweek.

"Hoy hice una prensa de banca por primera vez para ver qué podía hacer. Y ahora entiendo por qué la gente pierde el rango de movimiento y se lesiona. No estás pasando por la extensión completa del tríceps y no estás pasando por el rango de movimiento completo. Así que no lo haré más porque no es el mejor movimiento para el golf, digámoslo así. Pero te diré que llegué hasta 295 libras (134 kilos). Fue divertido", afirmó.

Hace un par de semanas fue comentario general su posteo de Instagram, durante una de sus tantas prácticas, donde logró 403 yardas de aire con su drive por primera vez, junto con una velocidad de bola de 211 millas por hora.

"Estaba entrenando en velocidad, había mucha electricidad en el aire, mucha música. Estoy ahí arriba durante 45 minutos balanceando mi trasero y los números suben y bajan, suben y bajan. Y de repente me balanceé tan fuerte como pude y atrapé uno muy bueno en el medio de la cara. Me di vuelta y vi el 211 y dije: 'Oh, Dios mío'. Estaba celebrando y luego vi la distancia de carry de más de 400 y dije, 'Oh, Dios mío'. Me estaba volviendo loco", describió.

Consultados algunos jugadores del PGA Tour han dicho que si el clima y las condiciones del recorrido lo permiten, DeChambeau podría alcanzar cada uno de los cuatro Par-5 con nada más que un hierro medio y muy probablemente con hierros cortos. Además, podría llegar a green al Par-4 del hoyo 3 simplemente con una madera y podría alcanzar la bandera en el Par-4 del 14 con el drive. Y su fuerza le permite golpear la bola muy alto, lo que es una gran ventaja para llegar a los duros greens de Augusta National.

DeChambeau ya jugó dos rondas de práctica en el campo la semana pasada y se muestra muy confiado sobre lo que puede conseguir. “El primer día fue cálido, con poco viento. El segundo llovió, hubo viento, muy difícil de jugar. No entraré mucho en detalles, pero te diré que es un campo de golf diferente al de abril. No quiero alarmar a nadie. No quiero parecer un fanfarrón, pero la cancha ahora es más corto para mí".

Y eso que aún no ha usado en Augusta la vara de 48 pulgadas que ha estado probando en sus entrenamientos para obtener aún más distancia, pero que aún no siente que controle totalmente. "Hice unas prueba con el drive de 48 pulgadas, por desgracia, en el momento de la inercia, es demasiado alto, demasiado pesado y demasiado largo. Estamos tratando de controlarla y ver qué podemos hacer con eso”, comentó, aclarando que llevará diversas varas al major y verá en cada ronda cuál usará y seguirá practicando con ellas para tener mayor claridad.

"Todo ha sido por el Masters. Los resultados y todo este viaje son muy divertidos para mí. Disfruto probando diferentes cosas. Ahora, la parte de la fatiga no es tan divertida. Pero cuando eso sucede voy a arreglar las cosas. Me aseguro de recuperarme de la manera en que debo hacerlo”, concluye.

Publicado el 3 de noviembre, 2020