Noticias
Internacional
Rory McIlroy admitió que DeChambeau influyó en su cambio de swing que lo tiene con un irregular rendimiento
El norirlandés se dio cuenta que su transformación no era algo que lo benefeciara: “Quiero ir al driving range de inmediato y tratar de superar esto. Estoy bastante decidido a volver a estar donde sé que puedo estar”, aseguró.

El rendimiento de Rory Mcilroy ha ido de más a menos en los últimos meses. Tanto así que abandonó el Top Ten del Ranking Mundial después de tres años. Y esta semana, cuando quedó diez golpes fuera del corte su honesta reacción sorprendió a todos. McIlroy admitió que DeChambeau influyó en su cambio de swing que actualmente lo tiene si obtener los resultados esperados.

"Mentiría si dijera que no tiene nada que ver con lo que hizo Bryson en el US Open", dijo McIlroy, tras sus rondas de 79-75 en The Players. "Creo que mucha gente vio eso y se quedó como ¡Guau!, si esta es la forma en que van a establecer los campos de golf en el futuro, ayuda. Realmente ayuda", agregó. El norirlandés se refería al dominio que exhibió el “Científico” en Winged Foot, una cancha que complicó a todos menos a él.

Esa actuación de DeChambeau en septiembre, cuando llegó con varios kilos extra y una velocidad de swing impresionante, impactó a muchos. Entre ellos a Rory, quien comenzó a entrenar de manera distinta para ganar velocidad. Pero los ajustes hicieron que su swing fuera demasiado largo, demasiado plano, demasiado rotativo.

En las semanas posteriores al US Open, McIlroy empujó su swing al máximo. A pesar de su 1,70 metro de estatura, ya es el jugador que pega más largo, libra por libra, del PGA Tour. Además, ocupó el primer puesto en distancia de drive en 2017 y 2018, y terminó entre los cuatro primeros en los últimos años.

Pero tras el Abierto de Estados Unidos, tras la exhibición de DeChambeau, el juego había cambiado. O eso creía él. Quería más. Necesitaba más.

MCILROY ADMITIÓ QUE DECHAMBEAU ES FUERTE EN MUCHOS ASPECTOS

“Lo que la gente no aprecia es lo bueno que es Bryson desde el rough”, dijo McIlroy. “No sólo por lo erguido que es, sino porque sus hierros cortos son más largos que los estándar. Por ello puede conseguir un poco más de velocidad que otros”, explicó.

Rory ha ganado 3 mph en la velocidad de su swing en la última temporada. Pero no todos los jugadores del Tour tienen la forma de DeChambeau. No todos hacen el swing como él. No todos configuran su equipo como él. Por eso es fácil perseguir la velocidad... y descarrilarse.

El domingo pasado en Bay Hill, después de una ronda final de 76, se preguntó en voz alta si necesitaba “ir en otra dirección”. No en términos de un cambio de personal, sino con su swing. Entonces supo lo que volvió a decir el viernes: Los problemas en los que se metió en los últimos meses no pueden deshacerse con unas cuantas sesiones de calidad en casa.

“Llevará un poco de tiempo. No es que esté tan lejos. Todavía me gustaría mantener la velocidad, pero no hacer los swings que están produciendo esa velocidad”, reconoció. “Quiero ir al driving range de inmediato y tratar de superar esto. Estoy bastante decidido a volver a estar donde sé que puedo estar”, concluyó.

EL "CIENTÍFICO" RESPONDE A MCILROY

Tras su tercera ronda de 67 que le dejó en la segunda posición en The Players, DeChambeau reaccionó a las palabras de McIlroy. “Lo agradezco, en primer lugar”, dijo. “No estaba tratando de influir en nadie. Sólo intentaba jugar mi propio juego y golpear lo más lejos posible”, comentó.

El “Científico” agrego: “Sabía que habría algunas personas que lo intentarían y a algunos potencialmente no les funcionaría y otros les podría ayudar. Aprecio los comentarios de Rory, es una especie de sentimiento y algo que me hace seguir cada día”.

Publicado el 14 de marzo, 2021